fbpx
a

Antrozoología

  /  Divulgación   /  ¿TU GATO TE HACE “OJITOS”?
¿TU GATO TE HACE “OJITOS”?

¿TU GATO TE HACE “OJITOS”?

El parpadeo lento en los gatos

Las buenas relaciones entre un gato y su tutor humano tienen mucho que ver con la forma en que ambos se comunican. Eso es evidente y sabido desde hace tiempo, aunque el exactamente cómo es otra cuestión, que la ciencia todavía no ha explorado demasiado.

La revista Scientific Reports, publicada en línea por la prestigiosa revista Nature, ha publicado el resultado de dos experimentos llevados a cabo por un equipo liderado por el doctor Tasmin Humphrey y la profesora Karen McComb, ambos etólogos.

Con el apoyo de las universidades de Sussex y Portsmouth, en el Reino Unido, han publicado el resultado de sus experimentos en un artículo titulado The role of cat eye narrowing movements in cat-human communication, que podría titularse, en español, como El papel del entornado de ojos de los gatos en la comunicación humano-felina.

El papel del entornado de ojos de los gatos en la comunicación humano-felina

Estos estudios buscaban una vía para establecer una buena relación entre personas y gatos y ésta parece que se da en una técnica consistente en entrecerrar los ojos junto con ellos.

La llamada sonrisa del gato

El meollo de esta técnica radica en la llamada sonrisa del gato, que es un movimiento facial en que el gato entrecierra los ojos, en un lento parpadeo. Curiosamente, ese movimiento tiene ciertos paralelismos con la llamada sonrisa de Duchenne, la expresión facial de la sonrisa en los humanos. Este entrecerrar de ojos también lo comparten gatos y humanos con otras especies, siempre expresando satisfacción o alegría.

Así, realizaron dos experimentos. En el primero de ellos, un grupo de tutores de gatos parpadeaban lentamente a sus felinos; el otro grupo no. Los gatos del primer grupo respondían más frecuentemente con un lento parpadeo (“sonriendo”) que los del segundo grupo.

El segundo experimento prescindía del tutor e incluía a una persona desconocida, que era, en este caso, uno de los investigadores. Este tenía que extender la mano hacia el gato. Cuando lo hacía después de haber parpadeado lentamente, el gato se acercaba más veces que cuando, por el contrario, mantenía una expresión neutra. También favorecía este acercamiento que el investigador hubiera mantenido una mirada fija en el felino un largo rato.

En otras palabras, este lento parpadeo puede proporcionarnos una manera de comunicarnos con un gato, transmitiendo un sentimiento positivo que acrecienta su confianza en nosotros.

No existía todavía una evidencia científica de la validez de esta hipótesis

El descubrimiento no carece de importancia. Muchos tutores de gatos habían experimentado con esta técnica, cuenta Karen McComb, de la Facultad de Psicología de la Universidad de Sussex y participante en el estudio, pero no existía todavía una evidencia científica de la validez de esta hipótesis. La doctora Humphrey, por su parte, reconoce que las capacidades sociocognitivas de los gatos todavía están poco estudiadas.

Comprender mejor las formas de comunicación entre especies

Este estudio permite comprender mejor las formas de comunicación entre especies y beneficiarán el bienestar de nuestros gatos tanto en las prácticas veterinarias como en los refugios de animales, por ejemplo.

Otra de las firmantes del estudio, la doctora Proops, de la Universidad de Portsmouth, señala la dificultad de estudiar el comportamiento natural de los gatos. ¿Por qué se comportan así los gatos? ¿Qué significa ese parpadeo lento? ¿Cuál es su origen? No es fácil responder a estas preguntas.

¿Qué significa ese parpadeo lento?

Puede postularse que fueron los gatos los que desarrollaron la técnica del parpadeo lento porque apreciaron que los humanos interpretaban el gesto como algo positivo. Es decir, los gatos han aprendido a relacionar el parpadeo lento con una recompensa. Pero también es posible que sea otro su origen.

Como el gato es un animal territorial, un cruce de miradas podría ser una señal de hostilidad. En especial, una mirada larga e ininterrumpida, que podría llegar a ser incluso amenazante. En una situación de cruce de miradas, un parpadeo lento es una interrupción de la amenaza, una señal de paz, un aviso de cese de hostilidades.

Así pues, tienes en tu mirada una gran herramienta para comunicarte con los gatos. Hazles ojitos y disfruta de su respuesta.

No te pierdas mis Guías de Antrozoología

Descubre los secretos que harán que tu gato sea feliz en casa

  • Cómo adecuar tu casa para que tu gato la disfrute al máximo
  • Qué juguetes son los más adecuados para que tu gato se divierta de verdad
  • Cómo tener la bandeja de arena ideal para que tu gato se sienta a gusto con ella

Tres claves rápidas para convertirte en experto del vínculo humano-animal

  • CLAVE 1
    Cómo identificar el perfil de vínculo que tienen tus clientes con su perro
  • CLAVE 2
    Cómo convertir el antropomorfismo en un recurso
  • CLAVE 3
    Cómo evaluar rápidamente el lugar del perro en la dinámica familiar

Leave a comment