fbpx
a

Antrozoología

  /  Divulgación   /  ANIMALES DE COMPAÑÍA PARA LOS NIÑOS
MASCOTAS PARA LOS NIÑOS

ANIMALES DE COMPAÑÍA PARA LOS NIÑOS

Beneficios de los animales de compañía para los niños

El vínculo entre animales de compañía y niños visto desde el ángulo de la Antrozoología.

Una importante reflexión sobre los beneficios que aportan los animales de compañía a los pequeños de la casa.

Vínculo entre animales de compañía y niños

Incorporar una mascota a la familia, significa dar la bienvenida a un miembro más y verlo crecer junto a nosotros. Desde un inicio, se crea un vínculo entre mascota y niño que sirve de punto de apoyo mutuo y aporta beneficios saludables, tanto para el cuerpo, como para la mente de los dos individuos.

Beneficios médicos

Científicamente, se ha comprobado que los niños que crecen con animales de compañía generan un sistema inmunológico más fuerte. Además, su compañía genera una serie de hormonas que inducen la tranquilidad. En el caso del autismo, el afecto de un perro ayuda a regular momentos de agresividad o descontrol. Asimismo, la compañía de los animales promueve la actividad y el ejercicio. Por lo tanto, contribuye a mejorar la salud mental y física.

Beneficios en el aprendizaje

Hay muchos programas de educación asistida con animales que han demostrado su valía. Está comprobado que el comportamiento que tenemos con los animales, a largo plazo, lo aplicamos a nuestro entorno. Aquellos niños que crecen acompañados de un animal, acaban siendo más amables con la sociedad. Tener una mascota desde pequeño ayuda a comprender los comportamientos adecuados al interactuar con otros individuos.

El desarrollo del sentido de la responsabilidad, es otra lección importante. Los niños deben hacer lo posible para que la mascota esté cómoda y protegida, ya que se encuentra bajo su protección y cuidado. Es un comportamiento intrínseco en los individuos, llamado “comportamiento cuidador”.

Beneficios emocionales

Uno de los beneficios que aporta la mascota es la sensación de tranquilidad. Ésta convence al niño de que delante del animal de compañía, puede ser él mismo sin ser juzgado. Otras emociones son las de protección y bienestar que ayudan a no sentirse solos. Provocada cuando el animal no espera nada a cambio y por lo tanto, no presiona al niño o niña para ser quien no es.

Todo ello aporta felicidad.

Roles en los animales

Los niños, a menudo otorgan roles a los individuos de su entorno para tratar con ellos. Con sus animales de compañía hacen lo mismo. Uno estos roles, seguramente el más importante es el de amistad que otorga un apoyo emocional, al que los niños recurren para ser escuchados incondicionalmente. Otro papel es el de compañero de juegos, con cualquier actividad, la mascota puede seguir el ritmo. Finalmente, el del compromiso, con el que los niños sienten el deber de cuidar a alguien. Este rol sin duda ayuda al crecimiento emocional y empático.

Incorporación a la familia

No todos los perros ni todos gatos se pueden integrar en cualquier hogar.
Es necesario analizar la situación familiar y el estilo de vida, para que exista un verdadero encaje.
Una buena edad para un niño a la hora de incorporar una mascota son los seis años, es el momento en que este se transforma en un individuo empático y la mascota adecuada puede ayudar al buen crecimiento personal.

Otra decisión es escoger entre incorporar un cachorro o acoger una mascota adulta. Cuando se trata de familias especiales donde el niño padece algún problema o discapacidad, incorporar un cachorro es un trabajo extra que quizás no se puede asumir.

Debemos recordar que la mascota no es un juguete

Las animales de compañía son un miembro más de la familia y del hogar. Para evitar que el niño la perciba erróneamente, hay que trabajarlo haciendo entender a los hijos lo que supone tener un animal de compañía y preguntarles a que se comprometen.

Debe quedarles claro que existen unos deberes, sino acaban decepcionándose al ver que no todo es diversión.

Por otra parte, los adultos, también deben asumir su responsabilidad desde un inicio.

Casos especiales a tener en cuenta

Una situación de divorcio

Este tipo de circunstancias pueden provocar inestabilidad en la familia y entorno. En este momento, la mascota podría convertirse en un elemento de apoyo. Es clave que los padres estén dispuestos a ello.

Incorporación de un bebé en un hogar con mascota

Si hay un perro en el hogar y va a venir un bebe, se le puede introducir la situación poco a poco. Por ejemplo, enseñando el carrito o los juguetes de este.

La supervisión es clave

Por otra parte, la supervisión es clave para asegurar el bienestar de los dos individuos. Si hay problemas siempre nos podemos apoyar en un profesional.

 

PARA PERSONAS QUE CONVIVEN CON UN GATO
DESCARGATE LA GUÍA

Leave a comment